Un Makhnovista en África: Shalom Schwartzbard – Michael Schmidt

UN MAKHNOVISTA EN ÁFRICA: SHALOM SCHWARTZBARD

Michael Schmidt

Uno de los héroes menos conocidos de la Revolución ucraniana de 1917-1921 fue Shalom (Samuel Schwartzbard), cuyo nombre también se escribe como Sholem Shvartsbard. Procedente de Besarabia (Moravia) donde nació en 1886, Schwartzbard trabajaba de vez en cuando como relojero. Se hizo revolucionario durante la Rebelión rusa de 1905 que afectó a todos los territorios ocupados por Rusia como Besarabia y Polonia, donde la organización de apoyo a presos políticos la Cruz Roja Anarquista (más tarde renombrada como Cruz Negra Anarquista, la CNA) fue fundada en aquel año.

Escapó de Besarabia en 1906 después del colapso de la rebelión y llegó a Francia en 1910, se unió a la Legión Extranjera francesa en 1914 en el estallidos de la Primera Guerra Mundial, fue herido y licenciado honorablemente.

Volvió a Odesa, Ucrania, en 1917. Aunque no se sabe si Schwartzbard era ya un anarquista convencido, después del estallido de la revolución puso su experiencia de legionario al buen servicio como guerrillero en el Ejército Revolucionario Insurgente anarquista comunista de Ucrania (ERIU) – conocido como Makhnovista. El ERIU liberó aproximadamente a 7 millones de personas en el sur de Ucrania y controló grandes extensiones de territorio en una batalla a cinco frentes: contra los nacionalistas ucranianos burgueses; los invasores Austrohúngaros; los Ejércitos contrarrevolucionarios Blancos; el Ejército Rojo Bolchevique; y bandas de bandidos errantes.

Algunos historiadores dicen que Schwartzbard fue más bien miembro del Ejército Rojo, lo que puede ser la táctica comunista habitual de reclamar a activistas claves como suyos propios, o de hecho esto puede haber sido en parte cierto, porque muchos miembros del Ejército Rojo desertaron al ERIU que alardeaba de la igualdad entre sus guerrilleros.

En 1919, 14 miembros de la familia Schwartzbard fueron asesinados en un pogrom antijudío, según se dice, iniciado por Symon Petliura, presidente de la República Nacional ucraniana burguesa entre 1918 y 1920 – uno de los principales enemigos de los makhnovistas.

No menos de 60.000 judíos ucranianos perdieron sus vidas en pogroms en aquel tiempo. Schwartzbard estuvo implicado como guerrillero del ERIU en la organización de la autodefensa de las comunidades judías rurales contra los ataques, casi el mismo trabajo que la CNA hacía en las ciudades.

Los historiadores difieren en si Petliura fue personalmente responsable de los pogroms, pero ciertamente él hizo muy poco para detenerlos. En contraste, el ERIU fue severamente anti-pogromista, contando con muchos importantes anarquistas judíos en sus filas y ejecutando públicamente a aquellos – incluyendo a cualquiera de sus propios guerrilleros – que fueran responsables de haber liderado pogroms.

Schwartzbard volvió a París en 1920. El ERIU finalmente fue derrotado por el Ejército Rojo en 1921 y la Revolución ucraniana fue aplastada por los reaccionarios rojos – y los auténticos revolucionarios rojos que fueron engañados por la burocracia Bolchevique de que el ERIU era una fuerza blanca y pogromista.

Muchos sobrevivientes del ERIU, incluyendo el brillante estratega de la guerra de guerrillas Nestor Makhno, también se instalaron París. Makhno fue coautor de la “Plataforma organizacional de los Comunistas Libertarios”, que acentuaba la tradición anarquista de masas organizadas llamándolas a estar ideológicamente y tácticamente unidas en sus organizaciones. “La Plataforma” ha inspirado a numerosas organizaciones anarquistas del mundo, incluyendo a la ZACF de aquí en Sudáfrica.

Mientras tanto, Petliura, que tenía una buena amistad con el líder polaco, Jozef Pilsudski (que más tarde organizó un golpe de estado en mayo de 1926), escapó a Polonia disfrazado en 1923, viajando vía Budapest, Zurich y Ginebra a París donde se instaló en octubre de 1924.

Allí, en el Barrio latino, encabezó el gobierno-en-exilio de UNR y publicó el periódico “Tryzub” (el Tridente). Schwartzbard por su parte ganó la ciudadanía francesa en 1925.

Schwartzbard se dio cuenta de que Petliura también vivía en París y comenzó a acechar al líder de la UNR. El 26 de mayo de 1926, Schwartzbard asesinó a Petliura a plena luz del día cuando éste caminaba por la calle, proclamando bien alto cuando disparaba sus tiros letales que él estaba vengando los pogroms. Schwartzbard esperó silenciosamente en la escena del crimen a que la policía lo detuviera.

Fue enjuiciado por asesinato y defendido por el célebre abogado norteafricano izquierdista Henri Torres. Descrito por uno de sus enemigos como “un comunista, anarquista… que es nunca indiferente “, Torres antes había defendido satisfactoriamente a los famosos anarquistas españoles Buenaventura Durruti, Francisco Ascaso y Gregorio Jover, y al separatista catalán Francisco Macià, durante la dictadura de Primo de Rivera. Él más tarde iba a derrotar una causa en 1951 contra el secretario general de la CNT en el exilio José Peirats (autor de la versión “oficial” anarcosindicalista de la CNT de España, “La CNT en la Revolución española”) y dos otros líderes de la CNT a pesar de que Torres se había unido al Partido Comunista Francés.

La fiscalía sugirió que Schwartzbard en realidad actuaba por parte de la inteligencia soviética, y que conocía al agente de la OGPU Mikhail Volodin. La OGPU era la Administración Unificada Política del Estado, la reestructuración de Stalin de la famosa brigada de la muerte Bolchevique, la Cheka / organización de terrorismo político que había sido responsable del asesinato y la detención de tantos anarquistas durante las contrarrevoluciones bolcheviques en Rusia y Ucrania.

La fiscalía alegó que Schwartzbard era un peón en un complot estalinista para prevenir el resurgimiento del nacionalismo ucraniano asesinando al líder de la UNR. Pero los orígenes de Schwartzbard hacen que esto parezca improbable. En cualquier caso, la aserción de que un eslabón de la OGPU nunca fue probada y Schwartzbard fue absuelto por un jurado francés alegando que él había cometido “un crimen pasional”.

El sensacional juicio y la absolución fueron cubiertas en los principales periódicos mundiales y Schwartzbard se hizo famoso. Pero prefirió la oscuridad y fue como viajante de comercio para una enciclopedia Yíddish como él visitó Ciudad del Cabo en 1938.

En esta etapa, él era conocido en los círculos yíddish por su poesía y sus escrituras, principalmente: “Troymen un Virklikhkayt” (Sueños y Realidad), 1920; “In Krig – Mit Zikh Aleyn” (En Guerra – Conmigo mismo), 1933; y su autobiografía “In’m Loyd Fun Yorn” (En el curso de los años), 1934.

Sólo había estado en Sudáfrica por un mes cuando sufrió un infarto y murió. Fue enterrado con gran ceremonia en el Cementerio Maitland judío en el entierro público más grande celebrado en Ciudad del Cabo en aquella fecha.

Schwartzbard antes había solicitado el derecho a instalarse en la Palestina ocupada por los británicos, pero fue sido rechazado. En 1967, un comité establecido en Israel pidió que los restos de Schwartzbard fueran desenterrados y enterrado de nuevo en el Acre de los Héroes en Natanya, una última morada para los héroes militares judíos. Pero su lápida original todavía puede ser visitada en Maitland donde cada año, la comunidad judía local realiza una ceremonia en su recuerdo.

En mayo de 2000, anarquistas sudafricanos visitaron el lugar en el cementerio parisiono de Pere le Chaise donde están enterradas las cenizas de Makhno e insertaron un panfleto anarquista en lengua zulú en el florero en honor de lo lejos que las ideas makhnovistas han llegado desde los años 1930. De igual forma, honramos la memoria de Shalom Schwartzbard por la acción directa que empleó contra los opresores racistas.

Michael Schmidt (ZACF)

Zabalaza, A Journal of Southern African Revolutionary Anarchism, No.5 – May 2004

Traducido por “La Cana Diense”

 

Advertisements
%d bloggers like this: