Contexto de la Plataforma – Frank Mintz

CONTEXTO DE LA “PLATAFORMA”

Frank Mintz

Orígenes ideológicos

Bakunin pensó en acelerar y desarrollar el proceso revolucionario con minorías elegidas. “Para formar todas estas organizaciones revolucionarias, imprescindibles para el triunfo de la causa popular, para activarlas, estimularlas, dirigirles, por una parte, y para impedir, de otra, que puedan un día degenerar y convertirse en gobiernos, incluso a título provisional, es evidentemente necesario que haya una fuerza, una organización colectiva invisible, que, acatando un programa franca y completamente revolucionario e impulsándolo hasta las últimas consecuencias, se abstenga de cualquier manifestación, ingerencia gubernamental u oficial, y con ello pueda ejercer una influencia más eficaz y poderosa sobre el movimiento espontáneo de las masas populares, tanto en la acción como en todas las medidas revolucionarias de los delegados y comités. Tal es el objeto único de la organización.”

“Esta organización, por lo tanto, no tiene sólo como misión preparar la revolución. Tendrá que mantenerse y vertebrarse más todavía durante la revolución, para que su acción colectiva, estrictamente solidaria y oculta sustituya la de todo gobierno o dictadura oficial, no dejando ésta de ahogar el movimiento revolucionario en las masas para desembocar en la reconstitución del Estado político, dirigente, tutelar, y por eso mismo, necesariamente burocrático, militar, opresor y explotador, o sea una nueva dominación burguesa.”

” […] Las cualidades requeridas de todos los Hermanos internacionales, excepto las que constituyen un buen y dedicado conspirador revolucionario, tales como la verdadera pasión revolucionaria, la inteligencia, la valentía, son la capacidad de elevarse natural y espontáneamente encima de todas las inspiraciones estrechas de la ambición y de la vanidad personales, de la familia y del patriotismo, y esta otra capacidad aún más escasa entre los hombres de energía e inteligencia, de incorporar la propia iniciativa personal en la acción colectiva. […] Enemigo de cualquier dominación y explotación, es preciso que haya renunciado a ejercerlas, bajo la forma que sea, en provecho suyo, sobre las masas. […] La ley suprema de nuestra Fraternidad, todo el secreto de su potencia, es la disolución de todas las iniciativas individuales en el pensamiento, la voluntad y la acción colectivas. Ella tiene que convertirse para nosotros en más que una ley, en nuestra segunda naturaleza, nuestra habitud, y sólo se conseguirá con la práctica diaria. (1)

“Otro factor aparece luego:”Los mejores hombres son fácilmente corruptibles, sobre todo cuando el mismo medio provoca la corrupción de los individuos por la ausencia de control serio y de oposición permanente. En la Internacional, no puede tratarse de la corrupción venal, porque la asociación es todavía demasiado pobre como para dar ni siquiera justas retribuciones a ninguno de sus jefes. Al contrario de lo que acontece en el mundo burgués, los cálculos interesados y los sobornos y malversaciones son por lo tanto muy escasas, apareciendo sólo a título excepcional. Pero existe otro género de corrupción a la que desafortunadamente no escapa la Alianza Internacional: es la de la vanidad y de la ambición.”

“Está todos los hombres un instinto natural del mando que se origina primero en esta ley fundamental de la vida, que ningún individuo puede asegurar su existencia ni hacer valer sus derechos sino por medio de la lucha. […] ” Si hay un diablo en toda la historia humana, es este principio de mando. Él únicamente, con la estupidez y la ignorancia de las masas, en las que por lo demás siempre se apoya y sin las que no podría existir por sí solo, produjo todas las desgracias, todos los crímenes y todas las vergüenzas de la historia.. Y fatalmente este principio maldito se encuentra como instinto natural en cualquier hombre, sin exceptuar los mejores. (2)”

Los principales rasgos de la Plataforma (una organización que orienta antes y después de la revolución, con miembros seleccionados y una responsabilidad mutua entre el grupo y los integrantes “nuestra segunda naturaleza”) ya están proyectados, excepto la clandestinidad y la exigencia ética.Es de notar que la única tendencia anarquista de la época de Bakunin era el movimiento obrero y estaba dentro del mismo. Luego surgieron el individualismo (3), la expresión literaria, las comunas estrambóticas (4).

Orígenes de la Plataforma durante la revolución soviética

a) Obstáculos que pusieron algunos anarquistas al desarrollo revolucionario

“las grandes frases mentirosas de Lenin y otros socialdemócratas bolcheviques giraron la cabeza de muchos anarquistas, en particular quienes eran intelectuales […] Algunos anarquistas incluso hablaron de ingresar en el partido. Quienes se preocuparon especialmente de este acercamiento fueron los “famosos”, los viejos anarquistas, incapaces de llevar una acción en el movimiento de masas y quienes, por haber vivido no pocas desilusiones, temían los “entusiasmos fogosos”.

Los “famosos” intelectuales no conocían el estado de espíritu de las masas. Sólo les llegaban los ecos de este movimiento, y casi siempre de forma errónea. […] Pero únicamente la base libertaria, más revolucionaria que los líderes anarquistas, actuaba en el seno de las masas. […] en la cuenca del Donetz, si las anarquistas hubieran querido reclutar por el “partido” anarquista, habrían podido contar con centenas de miles de miembros. Desafortunadamente, había muy pocos militantes anarquistas con formación teórica suficiente. […] La propaganda anarquista se hacía en profundidad en las masas, en las discusiones, las reuniones y los debates. El afán de leer, la necesidad de comprender lo que ocurría eran tan grande, tan imperiosa, que en numerosos pueblos, en verano, tras una dura jornada de labor, los campesinos se reunían y durante horas enteras se hacían leer folletos en voz alta. […] Encontré en el campo ucraniano a algunos campesinos que habían leído en ruso toda la literatura anarquista, de Stirner a Tucker, y manejaban la teoría tan bien, o mejor que políticos profesionales. El solo ejemplo de la makhnovchtchina basta para mostrar que las masas aspiraban instintivamente y, más o menos conscientemente, a una sociedad distinta, libre, sin amos, ni capitalistas, sin propietarios ni gobierno, sin autoridad.”(5)

b) Antecedentes directos de la Plataforma (6)

“[…] se hizo indiscutiblemente necesario llenar tres exigencias, puestas al movimiento anarquista por la misma vida :

1) delimitarse bien distintamente de aquellos elementos que bajo la bandera del anarquismo, pescan en río revuelto, que entrometieron, de una u otra manera, en el movimiento anarquista, persiguiendo los fines más distintos y que nada tienen que ver con el objeto que nuestro movimiento persigue ;

2) el minucioso conocimiento del anarquismo […] una forma determinada de organización de la vida social ;

3) organizar todas las fuerzas vivas del anarquismo, unir a los partidarios de distintas corrientes anarquistas, juntar para el trabajo colectivo común a todos los anarquistas, los cuales quieren tomar seriamente parte activa en la revolución social y anarquista por desencadenarse, revolución que se concibe como un proceso de creación más o menos prolongado, de nuevas formas de la vida social por las masas organizadas.”

“La revolución social puede no realizarse. Pero en la revolución social (dado el caso que se produzca) no hay lugar para el “periodo transitorio”. […]”Sobre la base de todo lo expuesto, llegamos a la conclusión de que para el anarquista no hay ninguna razón de apartar, en teoría o provisionalmente, el individualismo del comunismo, el comunismo del sindicalismo. Estimamos que es tiempo, en definitiva, para todos los anarquistas verdaderos de aceptar y reconocer esta orientación, que es del todo exacta. Estos tres elementos (el sindicalismo, el comunismo y el individualismo) son tres aspectos de un único proceso, la construcción, por el método de la organización de clase de los trabajadores (sindicalismo), de la sociedad anarcocomunista, que sólo representa la base material indispensable para la plenitud del individuo libre. Estos tres elementos coinciden cronológicamente, manifestándose fuertemente desde el inicio de la revolución social.(7)”

“Las uniones profesionales son consideradas por la conferencia como una forma envejecida de la organización obrera, incapaz por su propia naturaleza, de desarrollar una acción revolucionaria y crear algo vivo, que no responden a las exigencias de la época y que no merecen, por consiguiente, especial atención.”

“Disciplina. Entrando en la organización, los compañeros tienen la obligación moral de aplicar en la vida los principios y problemas de la organización. Un compromiso aceptado por un afiliado tiene que ser cumplido. Todas las acciones en nombre del grupo tienen que ser discutidas en la asamblea general de los miembros del grupo. Los que salen en nombre del grupo, tienen que ser suficientemente autorizados por el grupo. Los compañeros darán cuenta del cumplimiento de la misión que se les encargó.””Sobre la organización del movimiento anarquista ruso en general. Considerando indispensable la unificación del movimiento anarquista de todos los países, encarga la Conferencia al secretariado de la Confederación tomar las medidas correspondientes para instaurar relaciones con organizaciones anarquistas del exterior. […] (Aceptado por unanimidad).”

“Lucha contra el abuso del nombre anarquismo 1) Creyendo que una garantía suficiente contra la intromisión en las organizaciones anarquistas de elementos no deseables consiste en la creación de grupos anarquistas sobre la base indicada en la ponencia sobre este asunto, y la resolución de la conferencia sobre las expropiaciones ; motivada por diversos casos de abuso del nombre anarquismo, recomienda la Conferencia a los grupos locales, tener presente todos estos hechos y darles la mayor publicidad posible, tanto oral como escrita.

2) La conferencia considera que en manera alguna, y en ningún caso pueden los anarquistas ocupar puestos en las comisiones extraordinarias (cheka), en la milicia civil y criminal, tribunales, cárceles, comisiones investigadoras y otras instituciones similares.

3) Los anarquistas no pueden ser dirigentes u ocupar puestos de responsabilidad en instituciones legislativas y otras que tengan un carácter burocrático y autoritario.

4) Rechazando todo tipo de requisa (de viviendas, materiales, etc.) por las organizaciones anarquistas, la Conferencia lo admite únicamente en el caso de la más extrema necesidad, de ninguna otra manera que por decisión de la asamblea general de la organización, bajo su control y a condición de utilizar lo tomado en el trabajo puramente de idea ; debiendo, además, cada caso de expropiación, ser dado a la más amplia publicidad con la explicación de las causas que motivaron la necesidad de ella. (Aceptado por unanimidad).”Las pocas diferencias que se observan con la Plataforma son la aceptación de los sindicalistas e individualistas, pero “son tres aspectos de un único proceso” y se separan de los sedicentes anarquistas que “pescan en río revuelto»; y la aceptación excepcional de las expropiaciones.

c) El núcleo de las ideas de la Plataforma se encuentra en el libro de Archinov sobre el movimiento de Makhno, escrito en 1921. En el capítulo sobre la maknovichina y el anarquismo se deducen tres planos en las críticas: -el enfoque puramente teórico, – una visión perversa de la libertad, -la confusión organizacional. Unas breves citas dan cuenta de la profundidad del fenómeno en el conjunto del movimiento anarquista ruso.

“La mayor parte de los anarquistas rusos que habían pasado por la escuela teórica del anarquismo se quedó apartada, en círculos aislados sin ninguna razón de ser para la época ; trataban de profundizar lo que era el movimiento y con que mirada había que considerarlo ; y se callaban, consolándose de su inercia con la idea de que el movimiento parecía ser no puramente anarquista.[…] Tenemos que constatar que los anarquistas rusos, dormitando en sus círculos, dejaron pasar bajo sus ojos un movimiento grandioso de masas [Ucrania]”

“La teoría anarquista de la libertad personal que, ella también está lejos de ser bastante aclarada, abre un campo aún más amplio a los abusos [que las disquisiciones teóricas, …] quienes no tienen la pasión de la revolución, soñando primero en las manifestaciones del propio ego, entienden esta idea como les conviene. Cada vez que se trata de organización práctica, de responsabilidad seria, se aferran a la teoría anarquista de la libertad personal y, basándose en la misma, intentan eludir cualquier responsabilidad e impedir toda organización.”

“De 1904 a 1907, hemos visto los programas prácticos de los “beznachaltsi” (sin autoridad) y “chernoznamentsi” (bandera negra) que predicaban las expropiaciones parciales (el robo individual) y el terror “sin motivo” a guisa de método de lucha anarquista. […] Desde hace decenas de años los anarquistas rusos están aquejados por esta terrible enfermedad: la desorganización.

Este mal destruyó en ellos la necesidad y el vigor de un pensamiento concreto y les condenó a la inacción durante el momento histórico de la revolución.”

 

Contexto histórico

1925-1927 no corresponde a un momento histórico particular, sin embargo en la época de la redacción de la Plataforma en la URSS la lucha sorda y diaria entre chekistas (policía secreta creada por Lenin en diciembre de 1917) espiando sea a comunistas y trabajadores desafectos, sea a estalinistas y trotskistas, podía traducirse por un colapso probable (reflejado en el texto por las alusiones a las posibilidades revolucionarias dentro de Rusia).

De paso para evitar malentendidos, hay que precisar que Lenin compartió siempre la idea de que la consciencia revolucionaria es exterior a la clase obrera, excepto en el periodo abril-octubre de 1917 en que defiende esloganes horizontales “

Todo el poder a los soviets” en aparente contradicción total con el papel dirigente del PC. La práctica de esos breves meses demuestran que el PC impuso delegados inamovibles e irrevocables en los soviets, con el visto bueno de Lenin, quien en diciembre firma la ley de creación de un organismo policial de represión y espionaje, la comisión extraordinario de Estado, abreviada en Cheka. Cuando en la Plataforma se lee que la “centralización se basa en la muerte del espíritu crítico, de la iniciativa y de la independencia de cada individuo y en la sumisión ciega de las amplias masas al “centro” se alude evidentemente al capitalismo y al marxismo leninismo, inseparable del estalinismo, maoísmo, trotskismo, en que cualquier líder o empresario se convierte en un dictador corriente y moliente, por la presión del poder omnipotente de que goza.Se notaba, sí, en aquel periodo un profundo malestar: tras la primera guerra mundial y la revolución soviética, el movimiento anarquista se encontraba fuera de las organizaciones de trabajadores y en pugna contra la influencia comunista. Existía un rechazo a preocuparse por los problemas del presente y del futuro en relación con la revolución y una tendencia a la dispersión (pacifismo, educacionismo, esperanto, neomaltusianismo, etc.). Los compañeros “estaban en un círculo viciosos : se sostenía que las masas no podían estar conscientes en la situación de entonces de la supeditación política y económica; y por otra parte, se afirmaba que en caso de revolución las masas se comportarían como si fueran compuestas de seres perfectamente conscientes de sus derechos y deberes.(8)

“En lugar de agarrarse a los problemas de la Plataforma y avanzar dentro de la sociedad, la mayoría de los anarquistas multiplicaron las críticas, colocando hasta hoy el sambenito de plataformistas, desviacionistas a cuantos abogan por una responsabilización organizacional.

Polémicas personalistas (9)

El por qué de las polémicas que provocó la Plataforma es extraño. Me parece una evidencia que no se la leyó objetiva y fríamente porque la parte a continuación bastaba para cerrar posibles equívocos: “En contra de la centralización, el anarquismo siempre ha profesado y defendido el principio del federalismo, que combina la independencia y la iniciativa de los individuos o de la organización con el servicio a la causa. Al conciliar la idea de la independencia y de la plenitud de los derechos de cada individuo con el servicio de las necesidades y de los instintos sociales, el federalismo abre con ello las puertas a cualquier manifestación sana de las facultades de todo individuo […] el reconocimiento para cada integrante de la organización del derecho a la independencia, la libre opinión, la iniciativa y la libertad individual”.

Es posible que las polémicas precedentes provocadas por la Fora hayan envenenado el clima de las discusiones en general (10).

Al contrario de una lectura normal tanto Malatesta como Volin y no pocos militantes se fijaron en las personalidades de Néstor Makhno y Pedro Archinov, supuestamente influenciados por el leninismo, hasta olvidar lo que ellos mismos habían escrito sobre la organización y el individualismo.

Malatesta había redactado el Programa anarquista en 1903, discutido y adoptado, luego otra vez discutido y adoptado en 1920, del que vienen los siguientes textos.

El uso de la violencia y de la insurrección: “Incluso dejando a un lado la experiencia histórica (la que demuestra que jamás una clase privilegiada se ha despojado, en todo o en parte, de sus privilegios, que jamás un gobierno ha abandonado el poder sin que la fuerza le haya obligado a ello) bastan los hechos contemporáneos […] Al pueblo que quiere emanciparse no le queda otro recurso que oponer la fuerza a la fuerza . […] y cuando tengamos la fuerza suficiente debemos, aprovechando las circunstancias favorables que se produzcan o creándolas nosotros mismos, hacer la revolución social, derribando con la fuerza el gobierno, expropiando con la fuerza a los propietarios ; […] en lugar de oponer a los millones de los capitalistas los escasos céntimo ahorrados con mil privaciones por los obreros, se hace preciso oponer a los cañones que defienden la propiedad, aquellos mejores medios que le pueblo encuentre para vencer la fuerza con la fuerza. […] La insurrección determina la revolución, es decir, la actuación rápida de las fuerzas latentes acumuladas durante la precedente revolución.

“Anarquistas y trabajadores: “Es preciso que a medida que se desarrollen en los trabajadores el sentimiento de rebelión -contra los injusto e inútiles sufrimientos de que son víctimas – y el deseo de mejorar sus condiciones, luchen, unidos y solidarios, para conseguir lo que desean. Y nosotros, como anarquistas y como trabajadores, debemos impulsarles e estimularles a la lucha y luchar con ellos.”

“Deberemos sobre todo oponernos a la reconstitución de la policía y del ejército y aprovechar toda ocasión propicia para incitar a los trabajadores a valerse de la ausencia de fuerzas represivas para imponer el máximo de reivindicaciones.”Organización de los anarquistas: “Entendemos por partido anarquista el conjunto de quienes quieran contribuir a llevar a cabo la anarquía, y que, por consiguiente, necesitan fijarse una meta que alcanzar y un camino que recorrer. Dejamos de buen grado en sus lucubraciones trascendentales los aficionados a la verdad absoluta y al progreso continuo, quienes, por no contrastar nunca sus ideas con la prueba de los hechos, acaban por no hacer ni descubrir nada. […] De modo que la organización, lejos de crear la autoridad, es el único remedio contra ella y el único medio para que cada uno de nosotros se acostumbre a tomar una parte activa y consciente en el trabajo colectivo, dejando de ser una herramienta pasiva en manos de los jefes.(11)”

“Por cierto la próxima revolución, la revolución inminente no será anarquista más que en proporción a nuestro número, nuestro valor, nuestra preparación. Y nosotros, para que esta revolución sea lo más anarquista posible, tenemos que multiplicar nuestros esfuerzos, intensificar nuestra propaganda, consolidar nuestras organizaciones, penetrar mayormente en medio de las masas y tratar de empujarlas lo más posible en nuestra dirección.(12)”

“El que escribe es partidario de la organización obrera y de la organización del partido, o sea que, tomando la palabra “partido” en el sentido propio del conjunto de cuantos “participan” y luchan por la misma causa, creo útil que los anarquistas se unan en una o más organizaciones, transitorias o permanentes, locales o generales, según las circunstancias y los fines inmediatos o definitivos que quieran alcanzar, para coordinar los esfuerzos y hacer aquellas cosas que no conseguirían las fuerzas de los individuos aislados. Y por lo tanto soy adherente a la Unión Anarquista Italiana […] Pero un partido puede degenerar y volverse autoritario. Es verdad […] si no se compone de anarquistas conscientes; […] pero realmente, dado el espíritu de los anarquistas, el peligro no está en que se vuelva autoritario un “partido” anarquista, sino antes en que el mismo no logre adquirir consistencia y no rinda por tanto la multiplicad de acciones que los anarquistas podrían dar si solamente pudieran armonizar y sumar su entusiasmo, su coraje, su espíritu de sacrificio. Y eso está probado por la historia de todas las organizaciones e intentonas de organizaciones que los anarquistas han hecho en el mundo entero desde cuando existe un movimiento anarquista.(13)”

“Creemos en la utilidad, en la necesidad de la organización y, después de haber discutido y aceptado determinado programa, nos esforzamos por cumplirlo.(14)

“Dos indicaciones de Malatesta me parecen en consonancia con la Plataforma.”Pero un partido puede degenerar y volverse autoritario. Es verdad […] si no se compone de anarquistas conscientes” Igual se puede pensar de los integrantes de la Plataforma.”Creemos en la utilidad, en la necesidad de la organización y, después de haber discutido y aceptado determinado programa, nos esforzamos por cumplirlo.” Una forma de conciencia que se acerca a la responsabilidad, colectiva si se trata de un grupo.Sindicalismo y anarquismo: “En una palabra, el sindicalismo obrero es, por su naturaleza, reformista y no revolucionario ; el revolucionarismo debe ser introducido allí, desarrollado y mantenido por la obra constante de los revolucionarios que actúan fuera y dentro de su seno, pero no puede ser la manifestación natural y normal de su función.(15)

“Se comprueba la completa similitud, excepto quizás el concepto de responsabilidad colectiva implícito en “aceptado determinado programa, nos esforzamos por cumplirlo”, del esquema de la Plataforma con los textos de Malatesta.Al contrario de Malatesta, Camilo Berneri pasó por otra curiosa evolución: empaparse de las ideas de la Plataforma, sin citarlas.

“Con el anarcosindicalismo, el anarquismo sale fuera del esnobismo, del cerebralismo onanista, del individualismo egotista, del nihilismo exasperado y desesperado. […] Si el movimiento anarquista ruso no estuvo a la altura de la situación fue, esencialmente, por no estar aunado por un esfuerzo común contingente apto para quitar y apartar las disensiones metafísicas o de detalle. Donde el movimiento anarquista vive fuera de la órbita de la actividad sindical, se combinan las mismas señales de desorientación, los mismos fenómenos de bizantinismo y de diletantismo, los mismos síntomas de un marasmo real y propio o de una muy lenta convalecencia.(16)”

“Si me ataco al individualismo es porque, a pesar de tener poca importancia numérica la corriente individualista, ha conseguido influir a todo el movimiento. Casi todos los anarquistas, a mi parecer, son individualistas, optimistas y doctrinarios. […] Mi esperanza es suscitar el examen de una gran serie de problemas […] para llegar a un programa en 1932 o 1933, […] a un grupo de anarquistas que deje tranquilos a los demás, pero que quiere caminar por su propio camino.(17)

“Dejando aparte la evocación de anarcosindicalismo, que visiblemente es equivalente de anarquismo social, se nota la coincidencia con el rechazo del individualismo y la necesidad de un grupo separado con su propia organización.

Sobre la Síntesis

El análisis de Sebastián Faure de 1927 se funda en un postulado:”estas tres corrientes : anarcosindicalismo, comunismo libertario e individualismo anarquista, corrientes distintas, pero no contradictorias, no tienen nada que les haga inconciliables, nada que les oponga esencialmente, nada que proclame su incompatibilidad, nada que les impida vivir en buena inteligencia, hasta concertarse por una propaganda y una acción común.

“Si se define el anarquismo como una liberación del autoritarismo sin más, este enfoque es válido; si el anarquismo es ante todo una lucha contra el capital, apoyándose en la clase de los explotados en contra de los explotadores, aparecen oposiciones categóricas, como el pacifismo y/o la creencia en el progreso paulatino inherente a la burguesía de izquierda de muchos individualistas, con no pocos anarcosindicalistas o anarcomunistas.

Los ejemplos positivos son el de Kurt Wilkens, pacifista, que al enterarse de los fusilamientos de huelguistas de Patagonia, mató al coronel Varela, siguiendo el ejemplo de Simón Radowtzky. Otros pacifistas, en cambio, como Lecoin en Francia, se negaron a luchar contra el fascismo durante la segunda guerra mundial.

Otro ejemplo es el del ex ministro cenetista español Juan Peiró, tildado de reformista, que, ante la disyuntiva de elegir entre el paredón y un puesto de jerarca en el sindicalismo franquista, prefirió la muerte como cenetista en 1941 (su colega Juan López retornó a la España franquista en 1972 para ser responsable falangista y así murió).

Separando su postura de cualquier implicación social, Faure puede inferir con una supuesta lógica: “Digo que no es la misma existencia de estos tres elementos: el anarcosindicalismo, el comunismo libertario y el individualismo anarquista, que causó la flaqueza o, más exactamente, el debilitamiento relativo del pensamiento y de la acción anarquistas, sino únicamente la postura que tomaron unos respecto de otros: postura de guerra abierta, encarnizada, implacable.”Con cierta sensatez, un grupo de la federación anarquista francesa de Angers citaba en 1980 la revista anarquista crítica La Lanterne Noire (fuera de la federación anarquista) que recalcaba la impronta de dos ideologías (equivocadamente para la Plataforma) : “el bolchevismo leninista (vencedor en Rusia) sobre la Plataforma, con sus principios : mayoría/minoría, responsabilidad colectiva, organización centralizada ; el liberalismo masónico (vencedor en la Europa occidental) sobre la Síntesis, con sus principios : hombre abstracto por encima de las clases, libertad abstracta, interclasismo, humanismo.(18)

“Es interesante apuntar el acuerdo entre la Plataforma y Malatesta para negar al sindicalismo otro carácter que el reformista. “El anarcosindicalismo, tratando de vertebrar las ideas anarquistas en el ala izquierdista del movimiento sindicalista revolucionario, mediante la creación de sindicatos de tipo anarquista, representa, desde este enfoque, un paso adelante, pero con todo no supera la fase artesanal. […] Considerando el sindicalismo revolucionario sólo como un movimiento laboral de trabajadores, sin una teoría social y política determinada […] Es preciso no olvidar nunca que, si el sindicalismo no encuentra un apoyo en el momento.”Tres desenfoques se presentan.El sindicalismo asimilado a las direcciones burocratizadas, cuando en toda su historia, existen secciones de base, tanto en las confederaciones reformistas como las burocratizadas, con una consciencia antiautoritaria y una práctica de acción directa totalmente anarquista.

El anarcosindicalismo no es un sindicato anarquista. Se dirige, como en España, entre 1910 y 1939, la CNT, Confederación Nacional del Trabajo, a los asalariados (religiosos o no, con un carné político o no), para luchar contra la explotación capitalista y por otra sociedad, fundada en el comunismo libertario.El sindicalismo revolucionario es una corriente marxista y anarquista de la CGT francesa entre 1900 y 1914, opuesta a los partidos políticos, que considera el sindicato, antes y después de la revolución, como organizador de los asalariados y de la sociedad.

Aportes positivos, éxitos e intentonas

“Como base de la unión de las fuerzas homogéneas, como mínimo ideológico y táctico sobre los que deberíamos encontrar el acuerdo de los compañeros, proponemos los siguientes puntos:

1. Reconocer el principio de la lucha de clase como el factor más importante en el sistema anarquista.

2. Reconocer el anarcocomunismo como base de nuestro movimiento.

3. Reconocer el sindicalismo como uno de los métodos principales de la lucha.

4. Necesidad de una Unión General de Anarquistas, en cada país, fundada en la unidad ideológica, táctica y en la responsabilidad colectiva.

5. Necesidad de un programa positivo creador de la revolución social.(19)

“Quedó letra muerta la propuesta, pero sembró semillas en particular en España.

Si bien la Plataforma se tradujo y se discutió entre la emigración cenetista en Francia, en la Península no tuvo ecos ni orales, ni escritos y prácticos. El grupo de Ascaso, Durruti, García Oliver estuvo por supuesto influenciado por las ideas de la Plataforma que de hecho ya aplicaban en parte, por su estructura seleccionada y por su enfoque unitario anarcosindicalista. Pero ser cenetista y anarcosindicalista no significaba, y tampoco significa hoy, actuar por la misma causa. Apareció una clara tendencia a un comunismo libertario verticalista expuesto por ejemplo por Horacio Prieto, en un folleto de 1932 Anarco-sindicalismo. Cómo afianzaremos la revolución que se oponía a la acción directa de los trabajadores y sindicalistas : “en cuanto la huelga revolucionaria carezca de objetivo, todos los productores en general deben reintegrarse a sus puestos de trabajo y reconstituir así la situación prerrevolucionaria hasta que las estadísticas, el examen sereno de las circunstancias establezcan normas factibles de empezar el trasiego de los productores, de objetos inútiles de lujo y de coerción, para incorporarlos a las nuevas demandas del trabajo social.

“En completa oposición, Isaac Puente, en relación con el grupo de Ascaso y Durruti, escribió un folleto el mismo año sacado luego a decenas de millares de ejemplares, El comunismo libertario. “El comunismo libertario es la organización de la sociedad sin estado y sin propiedad particular. Para esto no hay necesidad de inventar nada ni de crear ningún organismo nuevo. Los núcleos de organización alrededor de los cuales se organizará la vida económica futura, están ya presentes en la sociedad actual: son el Sindicato y el Municipio libre. […] viviendo en comunismo libertario será cómo aprenderemos a vivirlo. Implantándolo es como se nos mostrarán sus puntos débiles y sus aspectos equivocados. Si fuéramos políticos pintaríamos un paraíso lleno de perfecciones. Como somos hombres y sabemos lo que es lo humano, confiamos en que el hombre aprenda a andar solo del único modo que es posible aprender: andando.

“La mayor influencia de la Plataforma la veo en el discurso de Durruti del 4 de noviembre de 1936, el mismo día de la colaboración gubernamental de la CNT-FAI, a la que no aludió.

“A pesar de la amenaza que se cierne sobre Madrid, hay que tener presente que hay un pueblo en pie, y por nada del mundo se le hará retroceder. […] No han de olvidar las organizaciones obreras cuál debe ser el deber imperioso de los momentos presentes. En el frente, como en las trincheras, hay un pensamiento, sólo un objetivo. Se mira fijo, se mira adelante, con el sólo propósito de aplastar al fascismo.Pedimos al pueblo de Cataluña que se terminen las intrigas, las luchas intestinas; que os pongáis a la altura de las circunstancias; dejad las rencillas y la política y pensad en la guerra. […] Me dirijo a las organizaciones y les pido que se dejen de rencillas y de zancadillas.

Los del frente pedimos sinceridad, sobre todo a la Confederación Nacional del Trabajo y FAI. […]

Es necesario también darse cuenta de las circunstancias, prever el avenir. Esta guerra tiene todos los agravantes de la guerra moderna y está costando mucho a Cataluña. Se tienen que dar cuenta los dirigentes de que si esta guerra se prolonga mucho, hay que empezar por organizar la economía de Cataluña, hay que establecer un Código en el orden económico.

“Dos ejes se desprenden: la guerra y la economía, la necesidad de un control unitario en el sentido de la autogestión de las milicias y de los colectivos económicos que alentaba la columna de Durruti. Coincidencia o influencia, era el mensaje de la Plataforma.Y la Plataforma puede servir de correcta orientación para la actualidad, asociada a la visión evocada de Bakunin sobre las cualidades humanas dentro del grupo.

De hecho, si me pongo a analizar brevemente las causas de las escisiones en las organizaciones de izquierdas, surgen dos grandes causas: la sed de poder, la falta de sensatez.Las religiones judeocristianas y el islam bullen de múltiples herejías y rebeliones sangrientas en torno al monopolio del mensaje divino, o sea el poder. Lo mismo pasa en cualquier grupo autoritario ateo, en el marxismo leninismo, cada intelectual aspira a ser un Lenin o un Trotsky, Para el peronismo, muerto el jefe, se querellaron los herederos. Desgraciadamente, el anarquismo no escapa a la lucha por el liderazgo. La aplicación de la Síntesis motiva oposiciones entre líderes de varias tendencias, con implosiones cada 5 o 10 años, como el caso de la federación anarquista francesa desde que la observo (1961). “La táctica de la Síntesis responde únicamente a vastas agrupaciones no específicas, pero condena una organización anarquista al berenjenal, a la incapacidad de decidir y de actuar.(20)

“La falta de sentido común aparece por ejemplo en una aplicación absurda de la Plataforma, hasta provocar un espionaje demoledor y deletéreo. En los años 50 en Francia en la Federación Comunista Libertaria de Francia: “Tenemos el ejemplo en el movimiento del grupo OPB en tiempos de Fontenis, que intentó dar su propia orientación de modo no anarquista en la federación francesa. (21)”

Se trata de la OPB [organización pensamiento y batalla] alusión al libro póstumo de Camilo Berneri que no tiene ninguna relación con la organización y aún menos el jesuitismo entre compañeros. El espíritu de la OPB era fiscalizar la federación anarquista francesa contra los “nulistas” (compañeros nulos a los ojos de Fontenis y sus seguidores); tomar las medidas adecuadas contra los traidores (admisibles en un periodo de guerra e irrisorio en tiempo de paz):

“Todo militante en actividad, suspendido, excluido o dimitido debe observar el secreto absoluto sobre la OPB y los militantes que la integran. Cualquier dejación al respecto entraña las medidas judiciales adecuadas por la OPB, pudiendo ir hasta la supresión en caso de denuncia que ponga en peligro la seguridad de los militantes.(22)” Sin embargo, la OPB pretendía respetar reglas democráticas elementales: “Una decisión sólo es válida si la 4/5 parte (aproximadamente) de los militantes está presentes, la minoría tiene que defender fuera de la OPB la decisión acordada. Los militantes minoritarios pueden inscribir su apellido en el libro de actas como defensores de una tesis minoritaria.”De hecho en la práctica el autoritarismo y el verticalismo era la única ley:”Creer o aparentar creer que se conseguirá construir una organización libertaria y federalista obrando a escondidas y a espaldas de los compañeros, pasando por encima de los grupos y asambleas, a contramano de los principios federalistas, imponer el control burocrático del aparato organizativo, creer que organizando la dictadura se está luchando por la libertad, no puede tener otro significado que la ingenuidad o entonces la ausencia total de formación política anarquista.(23)

“Y esta afirmación obliga a citar al amigo de Kropotkin e incansable publicista anarquista Jean Graves : “Así, so color de atacar los propietarios, algunos [anarquistas] se hacen los defensores del robo; otros, a propósito del amor libre, llegan a sostener las fantasías más absurdas, que no vacilarían en calificar de desenfreno y crapulería si se aplicara entre burgueses ; los más extremistas son los que dan guerra a los principios – otros tantos prejuicios, según ellos – proclamando : “Me burlo de los principios, me quedo sentado encima. Para llegar a la Revolución, todos los medios son buenos, no tenemos que quedar parados por escrúpulos a redropelo.(24)

“La sensatez dictaba a Graves separarse de sedicentes anarquistas, como lo hizo la Plataforma. Pero la aplicación es laboriosa y a veces lleva a la pérdida del alcance real de la lucha. En los años 1945-1950 la lucha antifranquista clandestina en España estaba tabicada entre cenetistas partidarios de alianzas políticas y otros a favor de contactos únicamente sindicales.

Otro ejemplo de falta de sensatez es el dado por Mítev : “La necesidad real de grupos seleccionados con exigencia, brota para una tarea concreta [expropiaciones]. Tales tareas se pueden dar y para llevarlas a cabo estos grupos son necesarios. Pero dichos grupos deben no estar fuera ni encima de la organización. Su composición y su trabajo no deben ser públicos y todos no tienen que estar al corriente. Basta con que un compañero mantenga contactos para la indispensable información. […] Es otro argumento en contra de la “responsabilidad colectiva”, si el grupo gana, ganan todos, si pierde, pierde sólo él.” Se puede discutir este argumento sobre la responsabilidad colectiva: de hecho, por seguridad el grupo está fuera de una organización pero sus componentes actúan con responsabilidad colectiva.”El peligro viene del hecho que paulatinamente este grupo específico, con una militancia limitada, se esfuerza por convertirse en un comité central, lo que es más peligroso aún, porque queda secreto. En lugar de dar informaciones a los compañeros, el grupo en cuestión trata, siempre en secreto, de dirigir toda la organización.” Estoy seguro que fue en parte el caso de la FAI sobre la CNT en España entre 1930 y 1933. Conviene matizar esta apreciación para los expropiadores argentinos que evocó Osvaldo Bayer y también para el grupo de García Oliver, Ascaso, Durruti y otros que cometieron expropiaciones para financiar la CNT, sin guardar nada para sí mismos, aplicaron algunas ejecuciones de verdugos, clarísimas para todos.

En cambio, en la Rusia de 1905-1907, los bezmotivinik [militantes que actuaban sin motivos], tiradores de bombas en los cafés concurridos por la burguesía fueron desmentidos tanto en el país como en la emigración.”

El grupo adopta una actitud de rechazo de actos terroristas, como lanzar una bomba en un restaurante, un café, etc., dado que ellos no generan ninguna toma de consciencia, sino impulsar en los trabajadores instintos zafios y sangrientos. La energía revolucionaria sólo debe ser dirigida contra los enemigos importantes y activos de la clase obrera.(25)”

“Acerca de los actos de protesta individual y colectivaEn nuestra literatura se ha señalado a menudo que los actos individuales o colectivos de protesta – calificados como terroristas – se realizan inevitablemente contra la actual organización social. En períodos no revolucionarios, suelen indicar una toma de conciencia social y elevan el deseo de independencia de las masas. Brindan un ejemplo de heroísmo individual al servicio de la causa social y despiertan a la mayoría de la indiferencia. Al mismo tiempo zapan la fe en el poder de los opresores en política y en economía. Ya en épocas revolucionarias forman parte de una situación general y no son sólo obra de individuos dotados de un heroísmo excepcional, que responden a la opresión mediante la resistencia armada. Tampoco en ese momento han de ser realizados necesariamente por revolucionarios, que aprueban tales actos.

Pero sin dejar de reconocer esta situación general, no hay que olvidar sin embargo que el sentido de todo acto terrorista se mide por sus resultados y por las impresiones que produce.Esta observación puede servir como criterio para distinguir los actos que ayudan a la revolución y los que resultan ser una pérdida inútil de fuerza y de vidas humanas. La primera condición, de importancia vital, consiste en que los actos de un o terrorista sean comprensibles para todos, sin necesidad largas explicaciones ni exposiciones complicadas. En cada localidad hay individuos o habitantes conocidos por sus acciones habituales en toda la comarca, y cualquier anuncio de un atentado contra ellos, dado su pasado, de una manera inmediata y sin que sea necesario el apoyo de la propaganda revolucionaria, revela con absoluta claridad el sentido del acto terrorista. Si para comprender un acto el hombre de la calle, que no es un militante, comienza a hacerse muchas preguntas, la influencia de ese acto resulta nula o incluso negativa. El acto de protesta se convierte entonces para las masas un crimen incomprensible.(26)

“Se podrían multiplicar los ejemplos, con grupos anarquistas clandestinos luchando contra la dictadura militar en Argentina y en Uruguay, todos vienen a confirmar que con valentía, seriedad y sentido común, la aplicación de las ideas anarquistas trae eficacia y apoyo popular.

Los dos experimentos más profundos y más duraderos inspirados por las ideas anarquistas se hicieron con millones de trabajadores bajo las banderas y la inspiración del anarcocomunismo en Ucrania y del anarcosindicalismo en España. Eso significa que mientras la anarquía quede estancada en algunos grupos elitistas nunca progresará. Mientras la mayoría de los trabajadores no se empapen de la acción directa y del anticapitalismo, no habrá realizaciones sólidas antiautoritarias y anarquistas.

Se ha visto que tanto una tendencia como otra tenía una postura similar en 1906-1907 en Rusia de cara a los atentados, los matices no tienen importancia y se explican porque en Rusia el sindicalismo estaba bajo el dominio gubernamental y era incipiente, mientras que en España el sindicalismo era el cauce de la revolución. En la práctica los dos movimientos iban a la misma meta.La consecuencia es que hay que adaptarse a la realidad de cada región y país, con un enfoque constructivo, serio, paciente y duradero. Es la única explicación del arragaimiento del movimiento, de la solidaridad que recibe espontáneamente del pueblo.

La acción colectiva responsable y la sensatez, con la brújula del conocimiento de la situación de los trabajadores y de las capacidades propias, son la clave de una labor eficiente. Frente a las vacilaciones y las temeridades de unos y otros miembros de una organización, que la dura realidad puede corregir rápida y definitivamente, nunca hay panacea ni repeticiones del pasado, nos quedan adaptaciones, tanteos e improvisaciones, a partir de un saber colectivo amplio.

Frank Mintz (mayo de 2004, retoque estilístico en mayo de 2007)

PD Archinov bajo control marxista leninista

Por inadaptación personal al exilio y la ilusión de fomentar una labor anarquista clandestina en la URSS, Archinov contactó la embajada soviética y redactó dos folletos anti anarquistas con salsa marxista leninista en cada página, para merecer su pasaporte soviético. Desgraciadamente para él, su retorno le valió rápidamente la detención y la desaparición (27).

El primer folleto de Archinov es de 1931 y acusa la CNT de España:”Ocho meses tras la caída de la monarquía, no ha sido capaz de formular esloganes esenciales de la revolución social, de elaborar un programa, un plan, una orientación.” (28)Así se confirmaba la tesis de Archinov recién convertido al marxismo leninismo : la razón del fracaso y de la debilidad del anarquismo es que no tiene un concepto justo de la estructura de clase, ni una ideología y una táctica comunes, ni una organización. El segundo folleto es un llamamiento a cooperar con la URSS y un reexamen del anarquismo en general, con los añadidos siguientes: tras 50 años de lucha, el anarquismo suspendió el examen de buena ideología, las masas se desinteresan de él por utópico. Un ejemplo patente:

“Los anarquistas y los anarcosindicalistas de España están en contra del Estado proletario, de la dictadura del proletariado. Están en contra de cualquier poder revolucionario. Ellos, como todos los anarquistas en general, no dan ninguna explicación convencedora, de cómo piensan tratar las clases capitalistas durante y después del cambio social.”

La primera y la última frase del párrafo final del folleto son significativas y no merecen comentarios:

“En la URSS tiene lugar un proceso penoso de edificación de una nueva sociedad sin clases, por tanto sin Estado. […] Ello se tiene que entender y todos los anarquistas honestos de la valentía de reexaminar sus relaciones con el primer régimen, en la historia de la humanidad, socialista obrero y campesino.(29)”

Notas

1) Bakunin Programme de la Fraternité internationale, 1872, en Bakounine OEuvres complètes, vol 6, pp. 184-188

2) Bakounine Protestation de l’Alliance 1871, o. c., pp.15-17

3) Así juzgado por Kropotkin en 1913 “el individualismo – como ya es hora de comprenderlo – no es más que el cada uno para sí mismo y Dios para todos del burgués”, Kropotkin obras, 1977, p.39.

4) Kropotkin en 1896 apuntaba: “si dos hermanos encuentran a menudo dificultades para vivir bajo un mismo techo y si la vida de familia no es un logro que todos alcanzan, era pues un error fundamental pretender imponer a todos la “gran familia”, en vez de tratar por el contrario de asegurar lo más posible la libertad y la privacidad de cada uno. […] Hay que reconocer de antemano que una asociación reducida, de diez, veinte o cien personas, sólo podrá durar tres o cuatro años. Si durara más, sería incluso lamentable, porque lo único que ello probaría sería que todos se habrían dejado someter por uno solo o bien que todos habrían perdido su individualidad.” Kropotkin obras, 1977, pp.40-41

5) Gorelik Anatol en Anarjisti v rossiiskoy revoliutsii Buenos Aires, 1922 [Los anarquistas en la revolución rusa]; el texto debe publicarse en 2007 en Buenos Aires.

6) Primera Conferencia de las organizaciones anarquistas de Ukrania “Nabat”, Buenos Aires, 1922 (traducción modificada con arreglo al texto ruso). No aporta modificaciones el examen del texto de la segunda conferencia, abril de 1919, reproducido en Anarjisti, Moscú, 1998, tomo II, pp. 332-350.

7) p. 14, 16 del original ruso Pervaya Konferentsia anarjistskij organizatsii Ukrainii “Nabat”, Buenos Aires 1922, omitido en la traducción española, ver http://www.fondationbesnard.org/article.php3?id_article=380

8) Gino Cerrito Il ruolo della organizzazione anarchica, p.78

9) “La primera traducción realizada por Volin fue criticada como “mala y torpe”, por no cuidar el traductor “adaptar la terminología y las frases al espíritu del movimiento francés.” … le Libertaire, n 106, 15-4-1927. Buscamos a qué podían aplicarse dichos reproches y encontramos, en efecto, varios términos expresamente deformados: “napravlenie”, que significa a la vez “dirección” y “orientación”, fue sistemáticamente empleado en el primer sentido. Pasó igual con el nombre “rukovodstvo”, que es la “conducta”, y el verbo correspondiente “guiar, llevar, dirigir, administrar”, que se tradujeron siempre por “dirigir”. El caso más evidente está en la última frase de la Plataforma: “zastrelshchik”, “el incitador”, se tradujo como “vanguardia”. Es así como con toques ..leves se pudo alterar el sentido profundo del texto. Resulta una molestia porque el traductor Volin fue luego un acérrimo detractor. de la Plataforma.” en Skirda Autonomie individuelle et force collective (les anarchistes et l’organisation de Proudhon à nos jours), 1987, p.246.

Definición de: “zastrelshchik”, según el diccionario ruso de la academia de las ciencias, Moscú 1999, de Osegov y Shvedova: “La persona a quien le corresponde la iniciativa en un asunto, ejemplo “Los iniciadores de un viaje turístico”.

10) Los dos dirigentes carismáticos de la Fora López Arango y Abad de Santillán (el que los congresos de la Fora adoptaran la misma posición me parece dudoso) lanzaron una tanda de críticas para demostrar que el modelo forista era la panacea: “declaramos que Malatesta, como Fabbri – el teórico de la unidad de clase y de la prescindencia doctrinaria en el movimiento obrero está más cerca que nosotros del anarcosindicalismo. […] El anarcosindicalismo pretende ser una teoría revolucionaria situada entre el reformismo sindical y el anarquismo doctrinarista. […] los sindicatos, como arma de defensa del proletariado, pueden ofrecer un amplio campo de acción a los anarquistas. […] dentro de los cuadros de la Fora la propaganda del anarquismo se desarrolla sin ningún impedimento Y esa es una conquista más importante que todas las que se puedan realizar.” (López Arango, La Protesta, 13 de julio de 1925). “las ideas sobre la unidad de clase y otras patrañas, defendidas y propagadas por Malatesta y Fabbri, se convertían en armas contra nuestro movimiento de los países hispanoamericanos y de España misma, en manos de los sindicalistas de la escuela de Amiens.” (Abad de Santillán, La Protesta, 15 de febrero de 1926).

Es evidente que las ideas de Malatesta y Fabbri eran falsificadas, como la definición del anarcosindicalismo, pero, a la diferencia de la Plataforma, ninguna exposición clara del forismo aparecía como herramienta ni para los anarquistas, ni para los sindicalistas. La misma incapacidad de ambos exponentes foristas de abordar el problema de la violencia, tanto en la sociedad como en el sindicato, apartó la Fora del grupo de Di Giovanni y la dejó desprevenida ante el golpe militar de 1930.

11) 11-7-1897 La organización II

12) Ancora sulla libertà di lavoro [Otra vez sobre la libertad de trabajo], 21-4-1922, citado por Gino Cerrito o. c., p. 85

13) Organizzatori e antiorganizzatori, 20-6-1922, citado por Gino Cerrito o. c., p.81.

14) Malatesta Strascichi del congresso anarchico [Secuelas del congreso anarquista], 29-3-1922, citado por Gino Cerrito o. c., p.80.

15) Sindicalismo y anarquismo, 6-IV-1922

16) Anarco-sindacalismo, oggi e domani, septiembre de 1930, en Scritti scelti di Camillo Berneri Pietrogrado 1917 Barcellona 1937, p.110.

17) julio de 1930, en Pensieri e Battaglie París, 1938, p.89 y ss.

18) Textos recogidos en L’Organisation (la plate-forme d’Archinoff, la Synthèse de Sébastien Faure et réflexions des groupes d’Angers et Malatesta de la FA, 1980

19) Redactado por el grupo de Archinov durante una reunión con detractores en 1927, citado por Ugo Fedeli Principi e metodi dell’organizzazione, revista Volontà, 1948-1949

20) Todor Mítev, en un escrito dactilografiado en búlgaro del 30 de abril de 1978, “za anarjistícheskata organizatsia” [a propósito de la organización anarquista], originado por una tentativa de diálogo entre grupos de la emigración.Todor Mítev, militante búlgaro, emigrado clandestinamente a Francia en 1950 y con una militancia en este país, en particular en el grupo Noir & Rouge, publicó un folleto sobre la Plataforma en 1968 Era una suerte de conclusión personal a través del trabajo a la luz pública en Bulgaria, país condenado a la dictadura del PC soviético, luego fue la clandestinidad y la huida para no ser aniquilado, y el militantismo en un país industrializado, desde el fracaso del seudo anarquismo de la tendencia Fontenis hasta la guerra de Argelia y mayo-junio de 1968, un recorrido variopinto y apasionante.

21) Mítev o. c.

22) Reproducido en francés en Georges Fontenis, L’Autre communisme, p. 292-294 y http://www.libertaire.org/article143.html

23) Mémorandum du groupe anarchiste Kronstadt, multicopiado, 1954, p. 12.

24) Graves Jean La société mourante et l’anarchie París, 1893, p.40.

25) Programa del grupo de Rusia del Sur anarcosindicalista, 1907, en ruso en Anarjisti, o. c., tomo II.

26) Punto III de las conclusiones del congreso anarcocomunista ruso de 1906, redactados por Kropotkin., traducido del ruso en “Ruskaya revolutsia y anarjizm” Londres, 1907, en La moral anarquista de Kropotkin, Madrid, 2003, pp.88 – 100.

27) Skirda Autonomie o. c., pp. 185, 186.

28) Archinov Anarjizm i dikatura proletariata [el anarquismo y la dictadura del proletariado] París, 1931, p.15.

29) Archinov Anarjizm i v nashe vreme [el anarquismo en nuestra época] París, 1933.________________________________________Source: AuthorReturn to The Nestor Makhno ArchiveOther pages connected to this site:Anarchist Groups & OrganizationsAn Anarchist Reader

%d bloggers like this: