Abajo el Combate Fratricida – Insurgentes Makhnovistas

ABAJO EL COMBATE FRATRICIDA

Insurgentes makhnovistas

Hermanos soldados rojos; los agentes de Nicolás os tenían en la oscuridad y os habían llevado a una guerra fratricida contra los japoneses, después contra los alemanes y contra otros numerosos pueblos, únicamente para aumentar sus riquezas, mientras que vosotros teníais que esperar sólo la muerte, y en vuestra casa la ruina completa.

Pero la nube y la niebla que le impedían ver se disiparon, el sol resplandeció, la luz vino a vosotros y terminasteis con la guerra fratricida. Fue sin embargo sólo una calma momentánea antes de la nueva tormenta.

¡Ahora, os envían de nuevo a combatirnos, a nosotros los “insurgentes makhnovistas”, en nombre de un supuesto poder “obrero-campesino” que te aporta de nuevo cadenas y esclavitud! Las riquezas y las alegrías van a esta banda de burócratas parásitos que chupan tu sangre. ¿ Acaso no has comprendido esto durante los tres años de guerra fratricida?

¡Todavía vas a derramar tu sangre para la burguesía recientemente nacida y para los comisarios creados por ella, y qué te envían, cual ganado, a la matanza!

¿ Acaso todavía no has comprendido que nosotros, los “insurgentes makhnovistas”, combatimos por la completa emancipación económica y política de los trabajadores, por la vida libre sin estos comisarios y otros agentes de la represión?

Qué el amanecer venga también a tu campamento y te muestre el camino que lleva a la destrucción de la guerra fratricida de las masas trabajadoras. En este camino, te reunirás con nosotros y continuarás combatiendo en nuestras filas por un futuro mejor, por una vida libre. En cada encuentro con nosotros, con el fin de evitar hacer correr la sangre fraternal, enviadnos a delegados para parlamentar, pero si esto no es posible y los comisarios te obligan, a pesar de todo, a combatirnos, deja las armas y ven a nuestro encuentro fraternal.

¡ Abajo la guerra fratricida entre los trabajadores!

¡ Viva la paz y la unión fraternal de los trabajadores de todo país y de toda nación!

Mayo 1920.

Traducción de Jordi Rey.

 

%d bloggers like this: